Restaurant Europeo

“Temporada de Patos” – Revista Capital, Enero 2016

Ya sea un confit, a la naranja, un magret o hasta un un tártaro, cada día nos encontramos con más preparaciones de este noble plumífero. ¡Ya era hora! Durante décadas comer pato en Santiago era algo fuera de lo común. Una opción era hacerlo en casa, aprovechando alguna rara ocasión en que se lograba conseguir una de estas aves para cocinar y que casi siempre terminaba asada al horno. La otra alternativa era acudir a los muy escasos y –caros– restaurantes franceses que existían en la capital, que solían ofrecerlo “a la naranja”. Y por último, estaban algunos chinos que en sus cartas incluían un par de preparaciones con pato. Y eso sería todo.
Para empeorar las cosas, durante los años noventa los restaurantes franceses vivieron una crisis, con muy pocos locales abiertos y escaso éxito de público. En el caso de los chinos, aunque seguían multiplicándose por la ciudad, salvo honrosas excepciones el pato despareció de sus cartas. Así las cosas, comer ese tipo de ave se transformó para los santiaguinos casi en una quimera. Afortunadamente, las cosas han cambiado en los últimos diez a quince años, y para mejor.

Para ver la entrevista completa, haz click aquí